Saltar al contenido

Cómo Sacar Gases a un Bebé Recien Nacido

julio 4, 2018
como sacar los gases a un bebe recien nacido

El cuerpo de un bebé es sumamente delicado, por esto: el sentido común nos dicta que para sacarle los gases se requiere de delicadeza. Esto se aplica especialmente cuando hablamos de sacarle gases a un bebé recién nacido incluso durmiendo

     Para los que tienen experiencia en esto, resulta algo natural hacerlo, pero para los padres primerizos, este artículo puede resultar de suma utilidad. Eso sin mencionar que existe más de una forma de quitarle los gases; no sólo acorde con su etapa de crecimiento sino con la situación específica. Por lo cual es posible que, aunque seas un padre o madre experimentado, igual termines por aprender algo nuevo con esta lectura.

Comencemos con como quitar gases a un bebé recién nacido:

     En el caso de los recién nacidos, es decir, aquellos que aún no han cumplido su primer año, más aún si ni siquiera han superado los seis meses, sus cuerpos son extremadamente delicados, tanto que la fuerza de un adulto, mal empleada, incluso sin intención, puede llegar hasta lesionarlo.

    Razón por la cual, si vas a usar el método de dar palmadas en la espalda para lograr que el bebé eructe, debe ser midiendo la fuerza mediante el tacto para que su uso sea mínimo. Con mucha paciencia da palmada tras palmada y el bebé irá eructando.

    Este método debe aplicarse mientras lo cargas, así que es recomendable en caso de que esté dormido. Los bebés suelen dormirse con facilidad cuando se les carga, así que esta es la forma en como se le puede sacar gases a un bebé dormido, precisamente porque no le espantarás el sueño… siempre que no olvides el punto de la extrema delicadeza que se tiene que tener con su cuerpecito.

    Como sacar gases a un bebé de un año o más:

    En este caso el cuidado que se debe tener es menos, pero aún así esencial, aún puedes aplicar el método anterior, pero usando un poco más de fuerza, aunque sin exagerar.

    Otro método, que es bastante apropiado si el bebé está despierto y para esta etapa es en parte más recomendable debido al desarrollo de las extremidades inferiores, es mover sus pies mientras está acostado, a modo de hacer el de forma leve y delicada el ejercicio de la bicicleta. Esto no sólo le ayudará a botar los gases por cuestión de los reflejos que posee el cuerpo humano, sino que estimulará su función motora, facilitando que, en caso de que aún no lo haga, facilitará que empiece a caminar o incluso puede ayudarlo a mejorar en esto caso de que ya haya empezado. Así que, aplicando esta sutil estimulación, no sólo lograrás sacarle los gases, sino que ayudarás a que pronto lo veas corriendo.

    Cosas que no se deben hacer:

  • Dar las palmadas en la pancita en lugar de la espalda: esto puede ser totalmente contraproducente debido a la posibilidad de causar lesiones, además de que incluso si esto no ocurre, igualmente es poco o nada efectivo para quitarle los gases. La espalda es muy diferente al abdomen, al fin y al cabo, tiene cierta protección por los huesos, aunque estos por ahora sean muy frágiles.
  • Dar agua con bicarbonato: si bien este método es maravilloso para que un niño o adulto expulse los gases, dado que es una forma de estimular todo el proceso digestivo, en el caso de los que se encuentran aún en la etapa de lactantes, en especial durante los primeros seis meses, es totalmente contraindicado, no sólo porque su sistema digestivo es más delicado que el de un ser humano con mayor desarrollo, sino porque podría dejar la leche materna al haber probado un sabor diferente.
  • Usar excesivamente la fuerza: como ya hemos mencionado, ellos tienen un cuerpo muy delicado, si no se tiene delicadeza, incluso una fractura puede ser causada con mucha facilidad.

    Importancia general de estas primeras etapas de crecimiento:

    El mundo acaba de recibir a tu hijo, él o ella apenas comienza a conocer su entorno y no sólo su capacidad motora está en constante crecimiento, sino también la cognitiva. Esto se puede ver no sólo en sus acciones que poco a poco van cambiando, tanto si hablamos de sus primeros pasos como de sus primeras palabras, sino porque son las etapas donde más rápido se le ve crecer en proporción a cada talla anterior.

    Al igual que el resto de etapas que llegues a observar, es algo único e irrepetible, pues el tiempo no da marcha a atrás. Y en definitiva son edades donde apenas se está formando la visión del mundo del pequeño.

    No cabe duda de que por si la vida humana es frágil, pero en estas etapas, es incluso más frágil de lo que será en caso de llegar a la vejez. Razón por la cual los padres siempre deben estar alertar para su cuidado en todo aspecto, incluyendo el emocional.

    Nadie asiste a una escuela para aprender a ser el padre o la madre modelo, aunque se pueda seguir el ejemplo de como te criaron, quizá este no sea tan bueno como crees o tan fácil de seguir y de cualquier forma, como seres humanos es inevitable cometer errores, en especial en algo tan difícil como la crianza en general.

    La intención de este artículo es servir de guía en una de las cosas que puede resultar más sencillas pero que a su vez es una tarea delicada: sacar los gases a un bebé.

    Claro que no es una guía entera de cómo ser padre, eso sólo te lo puede dictar la experiencia mientras aprendes por ensayo y error y de existir un texto que te explique el asunto con todo lujo de detalle y que además le sirva a cualquier padre: sería un libro más extenso que la biblia y probablemente se vendería más.

    Por eso este artículo jamás y nunca llegará hasta ese extremo, pero si te sirve para ayudar a concientizar cosas básicas como el hecho de que a medida que tu hijo se identifique con su entorno, en especial contigo que eres el elemento principal, se hará una imagen psicológica de sí mismo. Seguramente no será capaz de recordar más adelante cuando lo cargabas y le sacabas los gases, pero aún así algo de eso quedará en su subconsciente y formará parte de lo que lo construirá como el tipo de persona adulta que posiblemente llegue a ser.

   La vida está hecha de detalles que al principio parecen insignificantes pero que juntos forman precisamente eso tan importante de lo que hablamos ahora: la vida. Porque sin detalles está carecería de sabor y créenos cuando te decimos que cada cuidado, cada caricia que le des como demostración de se gran amor que le tienes, forma parte de los detalles esenciales, pues no sólo su cuerpo es frágil aún, su mente también lo es.

    Cada una de tus acciones relacionas con él, serán vitales, porque como dijimos, está formando una imagen de sí mismo a partir de su entorno. También es por esto que al principio sólo hablará y entenderá todo de manera literal, aunque en algunos casos es posible que antes de los 4 años ya comience a entender metáforas.

   Un ejemplo de esto es que si a un niño tan pequeño le preguntas “¿Cómo te ves a ti mismo?” es seguro que te responderá “en un espejo”, sea con palabras o trayendo el espejo para mostrarte.

    Cántale mientras le sacas los gases, puede ser un estimulo emocional que fortalecerá el poderoso laso entre padres e hijos. Este laso es como una semilla que se planta y luego se riega para que de ahí crezca una hermosa flor: debes cuidarlo de principio a fin.

    Con “fin”, no nos referimos a que algún día dejarás de ser su padre o madre, no, eso nunca ocurrirá, sino al momento cuando ya no puedas estar ahí para él por motivos de fuerza mayor, como la muerte, por ejemplo.

Importancia de sacarle los gases

    Si no le sacas los gases esto puede provocar que no duerma, lo que a su vez puede dañarlo a nivel cognitivo y a la larga el problema puede ser mayor. Es por esto que aunque se trate de una tarea básica: jamás se debe descuidar, en especial en el caso de los recién nacidos.

    Además de esto, ya hemos mencionado la importancia de este acto desde el punto de vista psicológico. Todo con respecto a un bebé y lo que se hace por él es sumamente importante, quizá sacarle los gases no sea tan vital como darle leche materna, pero sigue siendo vital para su desarrollo físico y mental.

    Un sistema digestivo congestionado de gases, puede recibir altas dosis de dolor que a veces son prácticamente insoportables incluso para un adulto y es de simple sentido común saber que el umbral de dolor de un bebé es sumamente pequeño.

    Por esto, si tu bebé está así, dará inmediatamente la señal haciendo lo único que puede hacer: llorar. El llanto es la llamada de auxilio de los bebés, independiente de la necesidad que sus padres deban cubrir en ese momento y con la experiencia puedes distinguir entre un tipo de llano u otro; dado que no es lo mismo el llanto por un berrinche al que se tiene por hambre y más si se trata de dolor. Así que es conveniente afinar el oído cada vez que llore.

   De tal forma que aunque parezca insignificante: es una tarea de vital importancia, al igual que todas las demás que implican cuidarlo.

Conclusión

    Los bebés son sumamente delicados, por lo cual siempre se debe tener tacto al momento de tratar con ellos. Aunque sacarle los gases sea algo relativamente fácil, no se debe tomar a la ligera.

    Si careces totalmente de experiencia, quizá debas hacerlo con un mínimo de miedo, pero no debes evitar hacerlo porque de otro modo el bebé sufrirá las consecuencias.

    La responsabilidad de cuidar de un bebé es muy grande: su pequeño mundo es extremadamente frágil, desde su cuerpo hasta su mente. Por eso cada cosa que percibe a través de sus cinco sentidos, en especial tú que eres su padre o madre, es sumamente importante.

    Todo lo vivido en estas primeras etapas definirá la imagen inicial que tendrá de sí mismo y servirá de base para la clase de persona en la que se convertirá. Amar a tu hijo es natural, cuidarlo es una cuestión de habilidad que se adquiere con la práctica y lo cual nunca sobra una guía extra.

    Eso es precisamente este artículo, una guía para realizar parte de lo que implica la crianza. Sin mencionar traer a consciencia cosas muy básicas acerca de cómo ellos perciben el mundo, las cuales siempre debes tomar en cuenta para saber cómo actuar.

    Para la etapa en la cual comienza a hablar: toma en cuenta que está aprendiendo la parte literal de las expresiones, por lo cual trata de ser lo más claro y directo posible al comunicarte.

    Esperamos que esta información te haya sido útil de principio a fin o al menos entretenida, en caso de que ya supieras todo. Siempre nos esforzamos por mostrar el contenido de la más alta calidad y más aún en un tema tan importante como este.

    Como recomendación adicional: precisamente porque esos momentos no volverán, trata de tomar fotos y videos de tu hijo, serán un tesoro que siempre apreciarás.

    Este es que más que un simple tutorial de como sacar gases a un bebé, es un llamado a la reflexión sobre lo importante, delicado y hermoso de la crianza. No basta simplemente con estar ahí, ser padre es un trabajo de veinticuatro horas, los siete días de la semana, en la que en las primeras etapas no puedes bajar la guardia.

    Sin más que añadir, queremos agradecerte por visitar nuestro sitio web y más aún por completar la lectura de este texto. Le deseamos a todos nuestros usuarios un feliz día, donde quiera que estén y una larga experiencia como padres, indecentemente de si son o no primerizos.

 

Cómo Sacar Gases a un Bebé Recien Nacido
Valora el artículo

¿Quieres saber como conseguir bitcoin gratis?Si claro
+